lunes, 9 de agosto de 2010

STORY OF PEOPLE WHO ARE BROTHERS / HISTORIA DE PUEBLOS HERMANOS


Extraído de http://international.loc.gov/intldl/eshtml/es-1/es-1-3-5.html :
( First in english and then in spanish )

THE GREAT PUEBLO REVOLT


In the 17th century, Spain maintained New Mexico as a Franciscan enclave dedicated to converting its indigenous peoples to Christianity. In 1599 a rebellion in Ácoma was brutally suppressed by Juan de Oñate. The actions of the Spaniards shocked all of the pueblos and were not forgotten. Tensions increased among the Spanish soldiers seeking wealth, the priests needing wealth to build churches, and the Indians who had to produce the wealth.

Between 1644 and 1675 the Indians repeatedly rebelled against the better-armed and better-organized Spaniards, but these uprisings were quickly suppressed. In the1660s and 1670s drought and unusually high temperatures made life increasingly difficult for both the Indians and Spaniards. Spaniards seized Indian possessions and crops.

A decade of isolated unrest culminated in the unification of most pueblos and other communities against the Spaniards.

In 1680 the charismatic Tewa leader Popé coordinated a successful rebellion against the Spaniards, known as The Great Pueblo Revolt. Throughout the upper Rio Grande basin north of El Paso to Taos, Tewa, Tiwa, Hopi, Zuni and other Keresan-speaking pueblos, and even the non-pueblo Apaches simultaneously rose up against the Spanish.

The Spaniards who were able to escape fled to Santa Fe where they were besieged by a combined army of various tribes armed with Spanish weapons. After several days, the Spaniards broke through the siege and fled south to El Paso.

The Pueblo rebellion effectively ended Spanish rule in New Mexico for the next 12 years. However, Popé died and the de facto confederation of the pueblos fell apart. Since there were no Spanish troops to offer protection, the traditional enemies of the pueblos, the Apache and Navajo, launched their attacks. The succeeding Spanish governor of the territory, Diego de Vargas Zapata y Luján Ponce de León (ca. 1643-1704), began a successful military and political reconquest in 1692.

As happened with my native Guanche people in the Canaries, the Spanish enslaved and tortured them. However, the settlers never imprison the free spirits of the native people, neither their dignity nor their honor.

LA GRAN REBELIÓN PUEBLO

En el siglo XVII, España mantenía a Nuevo México como un enclave franciscano dedicado a la conversión al cristianismo de los pueblos indígenas. En 1599 una rebelión en Ácoma fue brutalmente suprimida por Juan de Oñate. Las acciones de los españoles aterrorizaron a todos los pueblos y no fueron olvidadas. Las tensiones aumentaron entre los soldados españoles en busca de riquezas, los sacerdotes que las necesitaban para construir iglesias y los indios que tenían que producirlas.

Entre 1644 y 1675, los indios se rebelaron repetidamente contra los mejor organizados y mejor armados españoles, pero esos levantamientos fueron rápidamente suprimidos. En las décadas de 1660 y 1670 una sequía y temperaturas más altas de lo normal, hicieron la vida extremadamente difícil, tanto para indios como para españoles. Como consecuencia, estos se adueñaron de las posesiones y cosechas de los indios.

Una década de disturbios aislados culminaron en la unificación de la mayoría de los pueblos y otras comunidades contra los españoles. En 1680, Popé, el carismático líder de los Tewa coordinó una victoriosa rebelión contra los españoles, conocida como la Gran Rebelión Pueblo. A lo largo de la parte alta de la cuenca del Río Grande al norte, desde El Paso hasta Taos, los indios Tewa, Tiwa, Hopi, Zuni y otros pueblos del grupo lingüístico Keresano, e incluso los no Pueblo, como los Apaches, se rebelaron simultáneamente contra los españoles.

Los españoles que pudieron se escaparon para Santa Fe, donde fueron asediados por un ejército compuesto por varias tribus armadas con armas españolas. Después de varios días los españoles pudieron romper el asedio y escapar al sur hacia El Paso.

La Gran Rebelión Pueblo acabó definitivamente con el gobierno español en Nuevo México por los próximos doce años. Sin embargo, Popé murió y la confederación de facto creada por él se desmoronó. Como no había soldados españoles para ofrecerles protección, los enemigos tradicionales de los Pueblo, los Apaches y los Navajos, comenzaron sus ataques contra ellos. En 1692, el siguiente gobernador español del territorio, Diego de Vargas Zapata y Luján Ponce de León (ca. 1643-1704) emprendió una exitosa campaña de reconquista político-militar.

Como ha sucedido con mi gente nativa guanche en Canarias, los españoles les esclavizaron y torturaron. No obstante, nunca los colonos pudieron encarcelar los espiritus libres de los nativos, ni su dignidad, ni su honor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada